Rodrigo Moya documentó 13 años de la vida de México con una intensidad que nadie más había logrado

Moya comenzó a publicar en 1955. Trece años después abandonó el periodismo y no volvió a tomar más fotos. En ese lapso documentó el movimiento de los maestros, de los ferrocarrileros y de los electricistas y las represiones a las que fueron sometidos, relató el escritor y periodista Héctor de Mauleón quien ofreció la charla Escenarios encontrados: la ciudad en la fotografía de Rodrigo Moya, en el marco de la exposición Rodrigo Moya. México / Escenas en el Área de Murales del Museo del Palacio de Bellas Artes. 

Refirió que en 1969, Moya guardó la cámara y no volvió a publicar una sola foto, a promoverse, vender negativos, a visitar museos para ofrecer sus archivos, ni frecuentó fotógrafos o periodistas, solo se ausentó.

Cuando Pedro Valtierra, de la revista Cuartoscuro, recuperó unas fotografías de él y las publicó, se percató que vivía y radicaba en Cuernavaca, donde se dedicó a editar una revista de la Secretaría de Pesca.

También comentó que Rodrigo Moya tiene un archivo formado por miles de negativos que documentan 13 años de la vida de México, tal vez con una intensidad y una fuerza que nadie más había logrado. 

Al encontrarse con Moya, éste le dio una noticia terrible: al revisar sus negativos se dio cuenta de que tenía decenas de miles y destruyó, rayó, cortó y tiró varios de éstos porque no le parecían tan buenos. Así se desprendió de la mitad de su archivo, relató De Mauleón.

“Esto fue un hecho desafortunado, porque no sabemos cuál fue el criterio, no sabemos lo que se perdió, no sabemos de qué imágenes nos hemos privado. En esta exposición se pueden ver algunas fotos icónicas, pero queda esa inquietud de las fotos que Moya desechó, aunque él dice que rescató lo mejor”.

A Moya le interesaba resaltar la modernidad, lo apabullante que podía ser; y ensayó tomas desde abajo y desde arriba, por ejemplo, podía tomarlas desde abajo para que se viera la inmensidad y lo aplastante de los edificios, o podía buscar una toma casi de montañista, de alpinista, para tomar cosas que nadie había observado, expresó Héctor de Mauleón.

Finalmente, señaló que Moya venia de una militancia de izquierda y había estado en contacto con uno de los grupos más radicales en México.

Fuente: INBAL

El escritor y periodista Héctor de Mauleón ofreció conferencia sobre el trabajo del fotógrafo en el Área de Murales del Palacio de Bellas Artes

Anuncios